Por J. Manuel Arango C.


May 27/20.-Sí. De estado, porque este somos todos, y entre ellos, esos que desgraciadamente elegimos para que nos representaran en las altas corporaciones públicas, gobernaciones, , Alcaldías y sobre todo la presidencia de la república; que al parecer después de elecciones, no se dan por enterados -la gran mayoría de ellos- y en su totalidad el de casa de Nariño; que a nuestro pueblo le están asesinando física y psicológicamente, sin que de la misma rapidez cuando de “condenar” al de izquierda o luchador social se trata.

Mientras nos mantienen encerrados que a propósito eso ya me está “cabreando” por fuera ocurre de todo y particularmente lo que perjudica a la gran mayoría, ya que en Bosa en su conurbación con Soacha –Altos de Cazucá- fueron “asaltadas” sus comunidades con la intimidación mediante los panfletos de siempre aunque le cambien la diagramación, todo indica provenir de donde mismo; en horas de la noche del lunes 25 de mayo, sin que el régimen colombiano con la misma ligereza, contundencia y responsabilidad, haga lo pertinente para poner en buen recaudo a sus autores intelectuales y materiales; pues los panfletos afirman: “muerte a ratas, viciosos – violadores. Bosa limpia ya águilas negras bloque capital dc auc”

Ante dicha situación, el Comité permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, inmediatamente denuncio ante las entidades gubernamentale4s del Distrito capital y de la nación, como también ante la Fiscalía general, la Procuraduría General de la nación; las Naciones Unidas y Organizaciones Defensoras de los Derechos humanos, “que la noche del dia lunes 25 de Mayo aparecieron dispersos por distintos lugares de la Localidad de Bosa tenebrosos panfletos amenazantes firmados por el bloque capital dc de las águilas negras (paramilitares)

Mas clara, no puede ser la denuncia. Pero con funcionarios del alto gobierno como la Ministra de Interior, Alicia Arango, cuando afirmó sin sonrojarse y sin que la llamen al orden por su aseveración “Efectivamente los asesinos salen en cuarentena (…) sin permiso a hacer sus fechorías, nosotros queremos decirles que como gobierno rechazamos eso”. afirmación que recibo con beneficio de inventario y mas que un lapsus, pareciera un reconocimiento de su complicidad; nunca apresaran, judicializaran ni condenar a los autores intelectuales y materiales de estos crímenes.

El mismo Comité para la Defensa de los Derechos Humanos, en la denuncia resalta: “estas amenazas se dan en momentos en que las comunidades del sur de la capital vienen aumentando sus reclamos por las garantías mínimas para el confinamiento obligatorio, contra el injustificado aumento en los servicios públicos y el abandono estatal”

Esto de coincidencia o simple casualidad, la semana anterior una noche cualquiera es abaleada la casa de un militante de izquierda en el Municipio de Soacha, sin que las autoridades o el mindefensa gritando y mala caroso buja cuando el pueblo se moviliza tomándose las calles para que les escuchen insinuando un sinfín de adjetivos contra los mismos y de una proclamando que “toda la justicia les caerá con todo el rigor..”, pero en estos casos todos los del régimen son sordos y ciegos.

En la denuncia del Comité defensor de los Derechos Humanos dice al respecto: “Así mismo pueden relacionarse con la presencia de actores encapuchados en localidades y barrios de la periferia bogotana; no se pueden considerar como hechos aislados, dado que justamente, días antes también fueron conocidos panfletos atribuidos al grupo paramilitar autodefensas gaitanistas deColombia distribuidos en la frontera entre Bogotá y Soacha”

Y justo el día de hoy, los mercenarios norteamericanos violentando la soberanía nacional, según medios de comunicación, llegaron a Colombia para combatir a todo el mundo menos a quienes asesinan a líderes sociales, defensores de los Derechos Humanos sino más bien alistar baterías en contra de las estructuras democráticas de Venezuela; pero si fueran fuerzas castrenses de otros países que llegaran a Venezuela, entonces si todo mundo de la derecha, se rasgarían las vestiduras gritando que la “seguridad de toda la región está en peligro”

La denuncia señalada, hace la exigencia a fiscalía general de la nación, Secretaria de seguridad de Bogotá, Dirección de Derechos Humanos de la a Secretaria de Gobierno entre otros, que “adelanten las investigaciones profundas y necesarias a fin desestructurar las organizaciones sucesoras paramilitarismo” y es que con toda razón, porque ese cuento de “limpieza social” ya se sabe lo que significa, es contra todo aquél que ose reclamar sus derechos que van enfiladas.

 

 

 

 

0
0
0
s2sdefault