Por J. Manuel Arango C.

Sept. 24/20.- Con un rotundo “No somos terreros, ni bandas organizadas, sino familias, comunidades y organizaciones exigiendo un derecho constitucional” asentadas en los terrenos de Ciudad Bolívar, al sur de la capital de Colombia desde el pasado lunes 21 de sept; han dejado claro ante los escépticos y alcabaleros de pacotilla, que de una salieron a afirmar con adjetivos similares a quienes allí debieron asentarse ante el desconocimiento de la Administración Distrital nacional

Es así como estas familias, desde su fortaleza denominada “Refugio Humanitario por la paz, la vida y la vivienda digna”, le aclaran a la ciudadanía en general, particularmente a los instigadores del odio y la exclusión; que lejos de ser oportunistas o vándalos a merced d ellos “terreros”; son un conjunto de organizaciones sociales que representan cerca de 1.500 familias víctimas, indígenas, afrodescendientes, de mujeres, de población vulnerable sin techo, sin empleo, pero que con mucha dignidad nos movilizamos para buscar una solución estructural, dialogada y concertada para que se haga efectivo nuestro derecho constitucional a la Vivienda Digna y el mínimo vital.

..............................................................................................................................................................
RADIO CLARIN de Colombia
Aparte con tiempo su espacio,
También, puedes ser nuestro corresponsal
Contactos: +57 3112613094 y +57 311 4489348
.............................................................................................................................................................

No somos terreros, ni bandas organizadas….

A priori, es muy común escuchar a los descerebrados de la central depredadora “cd”, diciendo que no son familias necesitadas sino “terroristas” infiltrados en la sociedad de bien, y que a lo mejor son emisarios de narcotraficantes, o residuales etc, cuando quiera que ellos, a diferencia de quienes si negocian a instancias de la miseria de nuestro pueblo; siempre han afirmado que “NO tenemos intenciones de ocupar de manera permanente el predio sobre el cual nos encontramos asentados de manera temporal y transitoria, ante las graves condiciones de pobreza y abandono estatal. No somos terreros, ni bandas organizadas, sino familias, comunidades y organizaciones exigiendo un derecho constitucional”

( Le puede interesar: Ocupantes de terrenos ociosos al sur de Btá, exigen presencia del alto Gobierno )

Sus dirigentes, nos ajan hecho saber, que ya han presentado propuestas precisas y concisas de como resolverles el problema de carencia habitacional y todos sus conexos, como es la de que el gobierno adquiera un terreno (gestión de suelo para vivienda) con los servicios públicos y que garantice hacer en el, las viviendas dignas para estas familias que bien se lo merecen, dado a su alto grado de vulnerabilidad; a las que se les debe subsidiar recursos para la autoconstrucción; y en el mientras tanto, se les facilite unos subsidios para arriendos durante doce meses como mínimo, mientras compra de terrenos, asignación de predio a las familias, titulación individual.

Pero como siempre, el que maneja la caja fuerte del estado, que de una ofrece desvarar a una compañía extranjera como lo es Avianca y con sede en Panamá prestándole mas de 1.4 billones de pesos, en este caso se apresura a decir que no hay ni un solo peso; cuando quiera que con ese solo rubro sino en todo, si en mucho podría solucionar la difícil situación de nuestros connacionales, paisanos y hermanos de clase.

Antes que soluciones, ya desde el aire la presencia d ellos drones y actitudes provocadoras de saboteo con el espionaje, el esmad y policía en contorno tratando de reducir el espacio a cada instante más y más; todo apuntando a un posible desalojo, a uno mas, pues ya muchas veces han sido sacados, desplazados de sus terruños a las mayorías de ellos, por lo que le dicen a la Alcaldesa de Bogotá, que “esta no es la Bogotá cuidadora ni el contrato social del siglo XXI que necesitamos”

Alcaldesa de Bogotá, sería la responsable….

Es que en los discursos, es una persona, pero al momento de actuar, ¡vaya si el símil con sus antecesor, deja mucho que decir; por lo que estas familias afirman que lo que ocurra allí mientras todos evacuan el terreno, responsabilizan en todo a la Alcaldesa de Bogotá Claudia López y al Alcalde Local de Ciudad Bolívar, Ricardo Antonio Rodríguez; por lo que llaman a las Organizaciones defensoras de los DD.HH. y comunidad Internacional a que insten al Gobierno Distrital y Local a cesar el uso de la fuerza.

Y es que así debe ser, las cosas se deben llamar por sus nombres, sin decoraciones ni perfumitos como muchos acostumbran hacer, por congraciarse con el régimen cualquiera que este sea.

Si creyeron que por ser la mayoría de loas familias allí de origen campesino, indígenas, afros o LGBTI y demás, eran “pan comidito” se equivocaron, pensando que simplemente los desalojarían y se equivocaron cuando hace presencia por fin una comisión al terreno, representada por el Secretario de Gobierno Dr. Luis Ernesto Gómez; sec de hábitat, Nadya Rangel y el alto consejero para las víctimas Vladimir Rodríguez, quienes a juicio de los dirigentes quisieron desde el principio imponer sus criterios, en medio de afanes infundados y en medio de un operativo de desalojo en curso, que lógicamente logró “calar” sobre todo enmadres lactantes, embarazadas, adultos mayores y menores de edad; que habilidosamente los funcionarios de la Bogotá incluyente utilizaron para presionar la firma de un “acuerdo” que ojala no les pase como con el de la “paz”.

Antes que expulsar a los vividores tierreros, que ahora me dirán que no los hay en Bogotá, si se apresure esta administración haciendo prevalecer los intereses de la propiedad privada de un particular, por sobre los de las más de 1500 familias carentes de vivienda y muchas cosas más, como termino siendo; por lo que exigen…

Exigencias, no pediditos….

Para abandonar el terreno, las familias exigen Inicie una caracterización de la población que se encuentra en el Refugio, como un insumo que permita diseñar acciones afirmativas y de solución de acuerdo a las necesidades; Se instale en el territorio una mesa de carácter interinstitucional y unitaria para discutir las exigencias fundamentales, buscando un acuerdo social con compromisos institucionales cumplibles y que tengan soporte de viabilidad legal, técnica y fiscal; Se arriende por un tiempo prudencial el predio en cuestión, para resolver cualquier asunto legal que impida instalar y desarrollar la mesa en el Refugio.

Ya sobre la tarde, llegan a un acuerdo y la salida de las familias de este lugar, se hace de manera voluntaria; eso si declarándose en Refugio Humanitario Permanente, hasta que se resuelvan las exigencias fundamentales que han presentado en el pliego de exigencias. Aclarando, que “el Refugio Humanitario no es un predio, sino el conjunto de familias empobrecidas por la guerra y la crisis social y económica de este sistema han tenido que movilizarse para exigir un derecho”

Como siempre, mi querido “Juan Pueblo” llevando las de perder, porque estos gobiernos sea el que sea, hasta la fecha, son tan solo una mascara de un muy bien estructurado régimen de la ignominia, exclusión, represión, hambre miseria y represión para mi pueblo; mientras todas las gabelas para los prohijados del régimen, como se da ahora con subsidios a las nóminas de los grandes empresarios, -me dicen que hasta bancarios-, menos para los pequeños y medianos empresarios

 

 

 

J. Manuel Arango C.
Director CLARIN de Colombia
-Defensor d ellos Derechos Humanos
clarinesdecolombiaʅgmail.com

0
0
0
s2sdefault