Por: Franklin Ledezma Candanedo


May. 29/20.- “¡O muere el Capitalismo Salvaje, o muere la Civilización Humana!”
“En los últimos doscientos años, nos hemos consumido la energía fósil concentrada de nuestro planeta desde sus orígenes. La danza del capitalismo salvaje va dejando por su paso, la destrucción acelerada de los recursos naturales del planeta; la explotación inhumana del hombre; y la manipulación de la mente humana para que éste de forma sistemática se convirtiera en un rehén de las sociedades de consumo, que sin darse cuenta se convierta en el arma de su propia autodestrucción”.

Publicidad (Solo en Colombia y despues de cuarentena)

“La realidad (de la pandemia), ha quitado el efecto de la anestesia del capitalismo salvaje; y ha tirado sus cartas sobre la mesa. Ha llegado la hora de replantear y de humanizar este modelo económico; y hacernos el siguiente planteamiento: ¡O muere el Capitalismo Salvaje, o muere la Civilización Humana!” (Editorial The Washington Post/ Por Redacción -02 abril, 2020 - Traducido al español por Desmond Brown
(**)

En varias entregas periodísticas de la serie titulada LA ECONOMÍA MUNDIAL AL BORDE DEL COMA, PERO NO VOLVAMOS A LA NORMALIDAD, enfatizamos en la conveniencia de evitar retornar a una nueva normalidad, que seguirá siendo vieja o, en todo caso, igual o peor, porque los promotores del capitalismo salvaje, implementarán medidas para recuperar pérdidas, a costa de los marginados, de la casa común, del ambiente y de todas las especies.

Sin pretensiones de futurólogo o de adivino, al estilo de Nostradamus, a escasas horas de que reinicie sus actividades el segundo grupo determinado por las autoridades a nivel de Panamá, visualizamos que los casos fatales de la pandemia se incrementarán notablemente. Bastan algunos elementos de juicio para arribar a esta conclusión, que afectará a quienes hemos cumplido estrictamente la cuarentena y demás medidas dictadas por las autoridades sanitarias, aunque esperamos que el pronóstico no se haga realidad.

Por un lado, observamos que la mayoría de las autoridades nacionales, provinciales, municipales y comunitarias viven en el futuro: “Se sancionara, se multará” y demás promesas que pocos hacen realidad, porque les restaría votos y simpatías. Los irresponsables de siempre (los eternos damnificados anuales), lo saben y, por lo tanto, actuarán sin margen ni control, lo que generará funestas consecuencias para el país entero, como efectivamente lo hicieron en la época del hantavirus y, más recientemente, durante la fiesta de la carne, con abundante agua para el jolgorio, aunque sectores diversos, antes, durante y después, no cuenten con el preciado líquido.

Lo último ocurrió a pesar de que el 12 de enero del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS), recibió el genoma secuenciado del nuevo virus causante de la enfermedad y lo nombró temporalmente 2019-nCoV. La entidad anunció el 11 de febrero de 2020, que COVID-19 sería el nombre oficial de la enfermedad. Cabe destacar, finalmente, que de acuerdo con informaciones mundiales, el primer caso se conoció el 21 de enero de 2020, en los Estados Unidos .

Por otra parte, se da el fenómeno del individualismo crónico, inducido por fuerzas internas y foráneas, que impide reacciones positivas en beneficio de las mayorías, mientras que sólo se actúa cuando se afectan intereses particulares y, subsisten además, los negativos absolutos, opuestos a todo lo que no les rinda dividendos personales y/o sectoriales.

La experiencia vivida en países europeos y latinoamericanos, que retornaron a la presunta “nueva normalidad”, nos debió alertar, para evitar medidas apresuradas, fruto de las presiones de quienes sólo les interesa recuperar dividendos, y jamás preservar la salud colectiva.

Por ejemplo, a inicios de mayo España e Italia eran los países más afectados del mundo por el virus, cuyos gobiernos dieron las primeras pinceladas de cómo serían esos planes para la nueva normalidad. El pasado martes 14 de abril el gobierno italiano permitió la reapertura de algunas tiendas y negocios, a medida que el país intentaba tentativamente salir de su confinamiento por coronavirus.

El Gobierno español, por su parte, dio a conocer a principios de la primera semana de mayo, un plan de cuatro etapas para relajar las medidas de confinamiento. Se trata de una hoja de ruta que prevé que el país llegue a una “nueva normalidad” dentro de seis u ocho semanas.

Varios países europeos, como Francia y España, vivieron el pasado domingo 10 de mayo, su último día de confinamiento, entre alegría y miedo a un nuevo repunte de contagios del coronavirus, que ya ha dejado más 280.000 muertos en el mundo. Sin embargo, el fantasma de un rebrote, y quizás hasta un tercero, mencionado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), vuela por todas partes.

Chile había optado hasta el pasado 13/05/20, por una estrategia de cuarentenas dinámicas o selectivas, en vez de cerrar ciudades por completo. Pero el incremento de los contagios sobre todo en Santiago en los últimos 10 días llevó a las autoridades a decretar por primera vez el cierre completo de la capital chilena, de casi siete millones de habitantes. Y es que tras plantear la 'nueva normalidad', se dispararon casos de COVID-19 en ese país, por lo que se puso a Santiago en cuarentena total.

28/05/20: Cifras para la historia:

Según medios informativos internacionales, hasta hoy 28/05/20, son más de 5 millones 717 mil casos de personas contagiadas en el mundo, por lo que el Covid-19 es aún el peor enemigo de nuestro planeta, pues ha cobrado la vida de más de 356 mil personas. Además, se indica que en el Continente Americano la crisis no ha llegado a su punto crítico, siendo Estados Unidos el país más afectado de esta región y también de todo el mundo, pues hay 1,746, 585 casos confirmados y 102,391 fallecidos, en tanto que Brasil contabiliza 418,608 casos confirmados y 25,935 fallecidos .

En cuanto a Panamá, y también para registros históricos, según el reporte oficial dado en horas vespertinas de este jueves 28 de mayo amenazado por otra onda tropical, se contabilizan 12,131 nuevos casos y un total de 320 fallecidos.

A lo interno del auto nombrado “campeón de la democracia y los derechos humanos” (EEU) (falsedad demostrada, una vez más, con la muerte brutal del hermano afro descendiente GEORGE FLOYD, el lunes pasado en Minneapolis, Minnesota), se debate sobre a qué ritmo abrir, puesto que se acusaba a las autoridades de salud pública en algunos estados de manejar mal las estadísticas de contagios o incluso de utilizar algo de creatividad para mostrar la situación mejor de lo que es.

El riesgo es que políticos, empresarios y estadounidenses, que toman decisiones sobre cuarentenas y otros asuntos cotidianos puedan llevarse la impresión de que el virus está más controlado de lo que está en realidad.

¿Qué puede esperar la humanidad, sobre medidas apropiadas para lograr, en breve plazo, la necesaria vacuna o para reducir el índice de fallecidos diariamente por el impacto de Covid-19, con ideas descabelladas como las expresadas por voceros visibles de los amos del mudo, el siniestro Club Bilderberg? Téngase presente los 15 objetivos criminales de la organización, dados a conocer mediante entregas periodísticas varias, enviadas a contactos inteligentes de la Patria Grande y Universal.

Cabe destacar que Donald Trump calificó la pandemia como una "simple gripa", y propuso lo que para él podría ser una posible solución al virus:

"Yo creo que el desinfectante acabaría con él en un minuto. ¿Hay algún modo de que se pueda hacer algo, introducirlo con una inyección o algo así?", preguntó a la epidemióloga Deborah Birx, que permaneció en silencio. "Entraría en los pulmones y haría un tremendo efecto en los pulmones, de modo que sería interesante comprobarlo", agregó Trump.

Por su parte, el 25 de marzo, 2020, el neo fascista Jair Bolsonaro criticó las medidas de confinamiento y comparó el covid-19 con un "resfriadito" (Redacción BBC News Mundo).

Expresa el adagio popular “que el apuro trae cansancio”, y en el caso que nos ocupa, dadas las consideraciones ciertas previamente establecidas, puede darse el incremento de afectados fatales por el Covid-19, como ha sucedido en otras latitudes, que iniciaron con lamentables resultados, una presunta NUEVA NORMALIDAD, que no será otra cosa que más de lo mismo, en beneficio exclusivo y defensa de los intereses del capitalismo salvaje que golpea al planeta.

Esa cruda realidad, que no queremos para nuestro de por si sufrido y folclórico país, nos motiva a reiterar, para concluir, la última parte citada del Editorial del Washington Post:

“La realidad (de la pandemia), ha quitado el efecto de la anestesia del capitalismo salvaje; y ha tirado sus cartas sobre la mesa. Ha llegado la hora de replantear y de humanizar este modelo económico; y hacernos el siguiente planteamiento: ¡O muere el Capitalismo Salvaje, o muere la Civilización Humana!” (Editorial The Washington Post/ Por Redacción -02 abril, 2020 - Traducido al español por Desmond Brown). Fraternal saludo y adelante, siempre adelante (indoame08 - 28/05/20).

 

 

0
0
0
s2sdefault