Por TMC

• Inversionistas le apuestan a la recuperación del centro de Bogotá, sobre la calle 13 entre las carreras 18 y 20, en temas como ilegalidad, inseguridad e informalidad.
• Con una inversión de más de 30 mil millones, empresarios han hecho obras que le vienen cambiando la cara al corazón de la ciudad.

Según el más reciente estudio de la Universidad Central, el panorama de los delitos en Bogotá ha mejorado. Homicidios, hurto a viviendas y violencia intrafamiliar, son las problemáticas que han mostrado mejora en lo corrido de 2019. Sin embargo, el hurto a personas, es un factor a trabajar.

Según la base de denuncias de la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación, en el primer trimestre del presente año, delitos como el hurto a residencias, comercio y vehículos, tuvieron una reducción considerable.

El afluente de visitantes diarios que reciben zonas como la calle 13, donde se comercializa ropa y tecnología principalmente, es alto. Se calcula que semanalmente más de 70.000 personas acuden a los centros comerciales de esta zona para adquirir productos al por mayor y al detal.

Pensando en mejorar la experiencia de quienes optan por realizar sus compras en este sector de la ciudad y en búsqueda de mejorar las cifras de seguridad, ilegalidad e informalidad, un grupo de empresarios de la calle 13 con carrera 20 se ha unido con el ánimo de cambiarle la cara a ese sector de la ciudad.

Obras con una inversión por encima de los veinte mil millones de pesos son la forma en la que sectores como San Victorino o San Andresito están siendo reformados y su concepto está cambiando, pasando de ser un foco de inseguridad a un nuevo modelo de compra segura.

En la actualidad, quienes transitan sobre la calle 13 se encuentran con lugares como el centro comercial Puerto Rico, San Façon, o Sabana Plaza, ejemplos claros de cómo los mayores empresarios textiles y tecnológicos se unieron y le cambiaron por completo la cara al corazón de la capital del país.

El Centro Comercial Puerto Rico, uno de los más modernos y el único que ha buscado posicionarse como el puerto de ventas nacionales para mercancía al por mayor, cuenta con 182 locales comerciales que les han dado formalidad a las ventas, con una estructura más amplia en donde los visitantes tienen la posibilidad de tener a su alcance los productos y la garantía de los mismos.

Esto no solo se traduce en cambios físicos que embellecen el corazón de la capital de los colombianos y renueva el aspecto físico deteriorado que ha tenido desde décadas atrás, sino también en un cambio de seguridad, en donde, en trabajo conjunto entre las autoridades y empresas privadas de seguridad se le ha podido dar confianza a los visitantes para adquirir productos tecnológicos con total libertad.

Los visitantes del centro de la ciudad ahora se encuentran con una zona que arquitectónicamente es agradable de visitar y que brinda la libertad y la seguridad para hacer sus compras, asistir con sus familias, consumir una buena comida y de paso tomarse una foto para el recuerdo.

Con la construcción de nuevos espacios de venta, con mayor organización y seguridad, estas plazas comerciales han permitido, además, disminuir con la venta informal y de calle en el sector, las cuales eran en muchas ocasiones foco de inseguridad donde se comercializaban artículos hurtados e inclusive drogas.

Respecto a esto se calcula que en el Centro hay más de 13.000 vendedores ambulantes, un buen número de esta cifra se está disminuyendo con los nuevos Centros Comerciales que se han inaugurado en la zona.

 

 

0
0
0
s2sdefault