Por Periódico Nueva Ciudad

Jun. 18/22.- Días antes de que los colombianos elijamos a quien ocupará la Casa de Nariño para el periodo 2022 -2026, es oportuno ojear el interesante registro de nuestra historia que nos recuerda que con 7 asesinatos, en Colombia ostentamos el récord de mayor número de candidatos presidenciales asesinados, con la particularidad de que sus decesos se han dado, en mayor o menor grado, como consecuencia de su abierta oposición a los gobiernos de turno.

Partiendo de los asesinatos de Rafael Uribe Uribe y Jorge Eliécer Gaitán, desde entonces, una y otra vez, el método para frenar a los candidatos adversarios del status quo ha sido la liquidación física. Veamos los casos.

Rafael Uribe Uribe
Es el primer caso ocurrido en Colombia de un asesinato presuntamente político.
Uribe era un militar antioqueño, político, líder del Partido Liberal colombiano, diplomático y promotor de la Guerra de los Mil Días, que el 15 de octubre de 1914 fue masacrado a golpes de hacha, presuntamente por los artesanos Leovigildo Galarza y Jesús Carvajal, quienes afirmaron que decidieron asesinarlo por cuenta propia, culpándolo de su propio desempleo.

Mientras Uribe se declaraba ferviente defensor de la causa agraria y de los trabajadores, a la vez que en contra del belicismo y crítico de lo poco que ofrecía la disputa entre los bandos liberal y conservador, el abogado Anzola Samper en su libro “¿Quiénes son?”, desmenuza la farsa de la investigación oficial que se empeñó en afirmar que no hubo autores intelectuales y acusa del crimen a las oligarquías conservadoras, a los jesuitas y al director de la Policía Nacional. Es un crimen aun no esclarecido.

 

............................................................................................................................................................
RADIO CLARIN de Colombia
Aparte con tiempo su espacio,
También, puedes ser nuestro corresponsal
Contactos: +57 3112613094 y +57 311 4489348
............................................................................................................................................................

Jorge Eliécer Gaitán
Sin duda, es el caso más conocido. Gaitán había sido candidato presidencial disidente del Partido Liberal en 1946, pero su desarrollo político e intelectual le llevó a situarse más hacia la izquierda y fundar su propio partido: la Unión Nacional de Izquierda Revolucionaria (UNIR), con el que se erigía como el candidato oficial del Partido Liberal para la elección presidencial de 1950.

El 9 de abril de 1948, el también abogado, jurista, profesor, orador y comprometido con los pobres y con la reforma agraria, situación que lo hacía “peligroso” para los intereses del poder económico, fue ultimado a balazos por Juan Roa Sierra frente al Hotel Continental de Bogotá (Carrera 7a. con Calle 12), originando una serie de disturbios, saqueos e incendios a lo largo de todo el país, pero en particular, la destrucción de gran parte de la capital, en lo que se denominó El Bogotazo.

Poco antes de su muerte, Gaitán había pronunciado la “Oración por los humildes”, una prédica que lanzó a propósito de la violencia estatal permitida por el entonces presidente Mariano Ospina Pérez y que acabó con la vida de varios de sus simpatizantes.

Además de convertirlo en caudillo, la muerte del elegido alcalde de Bogotá en 1936; ministro de Educación y Trabajo entre 1040 y 1944; y congresista durante varios períodos entre 1929 y 1948, recrudeció la violencia en el país, dando origen a la lucha armada de izquierda comandada por el Gaitanismo, que en cierta manera se mantiene hasta hoy.

Que fueron los gringos; que no, que una conspiración de los conservadores; que la CIA; que el gobierno; en fin, más allá del hecho consumado por Roa Sierra, nunca se pudo determinar la autoría intelectual…

Jaime Pardo Leal
Los años 80 y 90 en Colombia, estuvieron marcados por el auge de la macabra alianza entre paramilitarismo y narcotráfico, lo que sumado al conflicto armado y a las luchas territoriales de los carteles de la droga, llevó a normalizar en el país la violencia.

Pardo Leal, ilustre abogado y exjuez colombiano, era miembro de la Juventud y el Partido Comunista Colombiano, además fue el primer candidato presidencial del naciente partido político denominado Unión Patriótica, que aunque no ganó las elecciones de 1986, su votación fue un récord para la izquierda colombiana con 328.752 votos.

Fue asesinato presuntamente por el Cartel de Medellín, el 11 de octubre de 1987, luego de denunciar los vínculos de la oligarquía con el narcotráfico y el paramilitarismo.

Luis Carlos Galán
Abogado, economista y periodista, Luis Carlos Galán fue candidato a la presidencia de Colombia en 1982 y en 1986 por el Nuevo Liberalismo (movimiento fundado por él mismo) y en 1989 por el Partido Liberal Colombiano para las elecciones de 1990.

Fue asesinado con 6 balazos que lo dejaron malherido durante un evento de su campaña presidencial, el 18 de agosto de 1989, para fallecer luego en el Hospital Kennedy de Bogotá.

Según las investigaciones, Galán fue asesinado por sicarios bajo las órdenes del Cartel de Medellín liderado por Pablo Escobar Gaviria con el concurso de Gonzalo Rodríguez Gacha y por el político opositor Alberto Santofimio Botero, como consecuencia de haberle declarado la guerra a las mafias políticas aliadas con el narcotráfico desde su oficio de periodista y luego como político.

Bernardo Jaramillo Ossa
Apenas comenzaba la década de los 90 y la Unión Patriótica sufriría otra pérdida.
El candidato presidencial Bernardo Jaramillo Ossa y exdirigente agrario de Urabá, fue asesinado el 22 de marzo de 1990 en el aeropuerto de Bogotá, a manos de un joven sicario que le disparo con una ametralladora.

Jaramillo era senador y recientemente había sido escogido como candidato presidencial. Su crimen, al igual que el de los demás miembros de la UP, fueron declarados en 2014 por la Fiscalía General de la Nación como delitos de lesa humanidad, al concluir que se trató de un siniestro plan por parte de sectores políticos tradicionales en alianza con agentes de seguridad del Estado, narcotraficantes y paramilitares, para impedir el ascenso de movimientos de izquierda en la política colombiana.

Carlos Pizarro Leongómez
Solo 34 días después de la muerte de Bernardo Jaramillo Ossa, el país vio morir casi bajo el mismo modus operandi a Carlos Pizarro Leongómez, exguerrillero (máximo comandante del grupo guerrillero M-19, entre 1986 y 1990) y candidato presidencial por la Alianza Democrática M-19, movimiento político que surgió tras la desmovilización del grupo guerrillero.

Después de que el M-19 entregara las armas y firmara la paz con el gobierno, además de Pizarro, despidió al menos a 4 mil de sus miembros, en una ola de hechos sangrientos de los cuales Colombia aún no se recupera. Pizarro, quien ya se había reintegrado a la vida civil, fue acribillado a balazos el 26 de abril de 1990 en un avión en pleno vuelo, cuando un pasajero salió del baño para accionar su ametralladora.

En enero de 2010 se determinó que funcionarios del Departamento Administrativo de Seguridad, DAS, entre ellos su exdirector, fueron partícipes del asesinato de Pizarro. Es decir, otro crimen de estado.

Álvaro Gómez Hurtado
Hijo del expresidente conservador Laureano Gómez, Álvaro fue abogado, político, diplomático, periodista, pintor, catedrático, escritor, pensador colombiano, y además candidato a las elecciones presidenciales de 1974, 1986 y 1990. También fue designado presidencial y uno de los tres presidentes que tuvo la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, junto con Horacio Serpa Uribe y Antonio NavarroWolff. Fue asesinado por desconocidos a la salida de la Universidad Sergio Arboleda, el 2 de noviembre de 1995.

Las versiones sobre los móviles de su asesinato son múltiples, involucrando al gobierno de la época, a narcotraficantes, miembros de la clase política y hasta a paramilitares. En 2020, las FARC-EP se atribuyeron el asesinato ante la Jurisdicción Especial para la Paz, hecho que se encuentra en investigación en dicho tribunal. Mientras tanto, la familia del líder político conservador pidió a la JEP dejar la investigación en manos de la Fiscalía, a la vez que señaló de nuevo al expresidente Ernesto Samper como supuesto determinador del crimen.

Bajo reiteradas amenazas de muerte, en la actualidad el candidato presidencial de izquierda y también exguerrillero del M-19, Gustavo Petro, disputa este 17 de junio la Presidencia de la República.

 

*Editor: Por César Eduardo Barrios Logreira

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
(PIE DE FOTOS 9uribe y 9 gaitan)
Rafael Uribe Uribe y Jorge Eliécer Gaitán.
(PIE DE FOTO 9candidatos)
Álvaro Gómez Hurtado, Jaime Pardo Leal, Luis Carlos Galán, Carlos Pizarro
Leongómez y Bernardo Jaramillo Ossa. Fotografía tomada de
www.colombia.com

0
0
0
s2sdefault