CLARIN de Colombia
R. T. En Español La mejor informacion mundial
REDACCIÓN POPULAR Ideas para la Unidad latinoamericana
PALESTINA LIBERATION Liberté Egalité Fraternité
PRESSENZA International Press Agency
CLARIN de Colombia Información al día
PRENSA INDÍGENA Cultivando Esperanzas
ALWAGHT El portal analítico e informativo
TELESUR Nuestro Norte, es el Sur.
PRENSA BOLIVARIANA Libertad de Expresión
INSURGENTE Organo de Expresión de la Asociación Cultural Pensamiento Libre
POBRERÍO.COM Notas de Opinición Latinoamericana y el Mundo.
F. I. C. P. Federacion Internacional de Comunicadores Populares
SIMPATIZANTES FMLN "Abandonamos las Armas, entramos en el sistema, para cambiar el sistema,..
RESUMEN LATINOAMERICANO La otra cara de las noticias de América Latina y del Tercer Mundo
KAOS EN LA RED Comunicación Libre y Alternativa
LATIN PRESS Periodismo de verdad, verdad
PRENSA LATINA Agencia Informativas Latinoamericana
LA PATRIA GRANDE Por la Libertad de los pueblos

Por Geraldina Colotti


Jul 5/19.- Quienes permanecieron vigilantes con respecto al funcionamiento de este sistema mundial, gobernado predominantemente por los mecanismos de ganancia capitalista y por los intereses de las grandes multinacionales, saben que la retórica sobre los derechos humanos a menudo es utilizada como una pantalla por quienes niegan los derechos humanos desde lo basico: en quanto consideran que es un privilegio el derecho a la alimentación, la salud, la educación, es decir, el derecho a una vida digna. Aquellos que son conscientes de la asimetría que gobierna la geopolítica actual saben que la función de las grandes instituciones internacionales está controlada o dirigida por el gendarme norteamericano, sin el cual no puede pasar ningun cargo de gerencia. Aquellos que consideran la acción política como el resultado de un choque de intereses, es decir, como resultado de una lucha de clases, enmarcan las figuras de los gerentes en estos términos. Y desde esta perspectiva, también leeran el vergonzoso informe de Michelle Bachelet sobre los «Derechos humanos en Venezuela».

Una declaración unidireccional que parece referirse más a la «Gringolandia» de la cual depende el nombramiento de Bachelet como Alta Comisionada para los Derechos Humanos, que a la República Bolivariana de Venezuela. Un documento que parece más una fotografía de la «democradura» existente en el Chile de la Sra. Bachelet que de la democracia participativa de Venezuela. Una relación mentirosa que sigue la filosofía de los partidos del «centro-izquierda» modelo europeo lo cuales, a fuerza de no querer alinearse a ningún lado de la barricada, terminaron por ser primero ellos mismos la barricada, y luego por saltar decididamente hacia el campo de los opresores. El abrazo de Bachelet al joven nazi venezolano Lorent Saleh, graduado del Parlamento Europeo como defensor de la «libertad de opinión», es una imágen que contiene la inversión mortal de significado, a la que la ex presidenta chilena se ha prestado y se presta.

Por lo tanto, los 70 puntos con los que el gobierno bolivariano se dedica a desmantelar el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas son casi conmovedores, basados en hechos y no en los prejuicios impuestos por el sistema que hoy defiende a la antigua Bachelet “allendista”. Por lo tanto, resultan casi conmovedores esos llamados incesantes para el diálogo y la paz – una paz con justicia social, y no la paz del sepulcro que impone el capitalismo a los sectores populares -, dirigidos por el presidente Nicolás Maduro a la oposición y a quienes la apoyan desde afuera. ¿Qué «dictador» habría invitado a Bachelet y habría abierto las puertas como lo hizo Maduro, extendiendo su mano y recibiendo las puñaladas habituales en respuesta?

Desde 2002 hasta el presente, desde Chávez, que regresa victorioso del golpe de Estado sosteniendo en una mano la cruz, y en la otra la Constitución, a la liberación de los líderes golpistas que inmediatamente comenzaron a morder de nuevo, la escena se repite. Y no es suficiente resaltar el indudable resultado político que llevó a Bachelet a reconocer la legitimidad del gobierno bolivariano, presidido por el legítimo presidente Maduro. La luz artificial del «autoproclamado» presidente interino ya se había empañado gracias a la inteligente acción de la diplomacia bolivariana y a los «nervios de acero» mantenidos por la resistencia popular dentro del país: a pesar de todos los ataques llevados a cabo por la banda de golpistas y estafadores que quiere apoderarse del país a toda costa.

El punto principal a considerar es la naturaleza concreta del proceso bolivariano: el de una revolución inacabada que las fuerzas del imperialismo quieren bloquear por cualquier medio, o al menos asegurar que se hunda, permaneciendo en medio del vado. Veinte años después de la victoria de Chávez en las elecciones presidenciales, a pesar del consenso y el poder político, los grandes capitales aún logran hacer el buen y el mal clima en Venezuela, imponer una guerra económica y un tráfico paralelo de dólares, y ahora buscan «dolarizar» el país con hechos acumplidos.

¿De qué autoritarismo habla Bachelet? Mirando las cosas desde Italia, donde ningún gobierno quiso aprovar impuestos sobre las grandes fortunas, la ley discutida por la Asamblea Nacional Constituyente indica que hasta ahora, las grandes fortunas, que abundan en Venezuela, han pagado, o más bien deberían haber pagado, 0,25% por año. Ahora el impuesto se aumentará a 1,50% por año … El impuesto a los grandes activos fue propuesto en 2017 por Nicolas Maduro para compensar al menos en parte el déficit fiscal, uno de los principales problemas que la guerra económica ha provocado, y para devolver al Estado al menos algunas migajas de los enormes beneficios obtenidos con el comercio que esta guerra ha impuesto y extendido. Muy poco en comparación con el robo sistemático llevado a cabo por el capitalismo contra el pueblo venezolano.

En veinte años de gobierno socialista, prácticamente todos los funcionarios de la Cuarta República continuaron trabajando en bancos y ministerios. Y siguieron saboteando, aprovechando los beneficios del proceso, pero por supuesto intentando volver al sistema anterior. Esto también se aplica a la compañía petrolifera estatal, al poder judicial y a las fuerzas de inteligencia y policía.

Esta es, sinembargo, la prueba más evidente que en Venezuela hay democracia. Si la burguesía hubiera sido ilegalizada, si la dictadura del proletariado y una revolución leninista o guevarista como la cubana hubieran sido impuestas en lugar de la democracia participativa y la búsqueda de consenso, entonces seguramente habría habido costos que asumir, pero los problemas a enfrentar habrian sido de otra naturaleza. Es en esta clave que la «demócrata» Bachelet debería haber analizado la sociedad venezolana.

En cambio, en su informe, culpa a los pobres por estar hambrientos, y no denuncia la responsabilidad de quienes les quitan el pan: en este caso, el imperialismo que bloquea los fondos al gobierno bolivariano mediante el engaño y las sanciones. Bachelet ignora el hecho de que, ante la crisis, el gobierno chileno se ha comportado de una manera completamente diferente, mientras que el gobierno socialista en Venezuela siempre ha dedicado más del 70% de los ingresos anuales a los planes sociales: al Clap, a las Casas de Alimentación, a los comedores escolares y a los subsidios familiares.

La hipocresía de la ex presidente chilena surge de al menos otros dos temas: el de los nativos y el de la represión. En ningún gobierno como en el socialismo bolivariano, las poblaciones indígenas han logrado tanto, en términos de derechos y poderes. Pero Bachelet toma como ejemplo uno de los episodios más emblemáticos y contradictorios que recientemente ha interesado a una parte de los nativos Pemones: una cuestión de extractivismo illegal llevada a cabo por grupos de nativos que deberían haber estado más interesados en proteger el medio ambiente en el que viven y que, en cambio, han sido cegados por el oro, mientras que en los países capitalistas son pintados de manera angelical como portadores de una pureza original, amenazados por el «dictador Maduro».

Bachelet debería haber preguntado sobre la historia de la piedra cueca, el símbolo ancestral de los pemones, vendida a un artista alemán y luego reclamada por el gobierno bolivariano, que durante años ha iniciado prácticas de rescate para devolver la piedra cueca a su lugar natal mediante el pago de una gran cantidad de dinero. Debió haber visitado el pueblo de los nativos que viven en chozas que sobresalen sobre el agua, donde el gobierno bolivariano construyó casas en sus lugares habituales, sin desarraigarlos. Debería haber pensado en los mapuches chilenos, perseguidos, encarcelados y asesinados para dejar espacio a las grandes empresas forestales.

¿Cómo reaccionaría Bachelet si alguien hubiera ordenado a su gobierno disolver a los carabineros, que vemos constantemente en el trabajo con la misma obstinación con la que actuaron en la época de Pinochet? En cambio, la Alta Comisionada habla de tortura, represión y censura en Venezuela. ¿Y de qué registro ha tomado las estadísticas de la masacre de víctimas de la cual ha acusado el gobierno de Maduro? Bachelet olvida que en los países capitalistas europeos o en los que animan a la banda del Grupo de Lima, que incluye a Chile, y principalmente en los Estados Unidos, donde las ejecuciones selectivas, la tortura, los arrestos masivos son evidencia, siempre se justifican estas medidas con algunas “emergencias terrorismo” y para garantizar la «seguridad». ¿Qué hubiera pasado si la ONU hubiera pedido a Perú o Colombia, España o Italia que disolvieran las fuerzas especiales de seguridad, abolieran la legislación sobre el arrepentimiento y liberaran a todos los presos políticos?

En Venezuela, muchos miembros del proceso bolivariano han sufrido encarcelamiento, persecución o tortura durante la Cuarta República, una democracia camuflada en la que, como en los países de Europa, el pueblo fue a votar pero no pudo decidir su propio destino. Ninguno de ellos apoyaría la tortura como política de estado. Vieron el verdadero rostro de la bestia y le arrancaron la máscara: no para usarla de nuevo disfrazada, sino para arrojarla de una vez por todas a la basura de la historia.
Revisión del castellano Gabriela Pereira

CONAICOP

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

0
0
0
s2sdefault

FECHAS MEMORABLES

Por Nóhora M. Páez S.

............

 

 

 

FORMADOR Mis videos

Mis Videos
Publicado: Lunes, 30 Octubre 2017 01:35
J. Manuel Arango C.
J. Manuel Arango C.
Publicado: Miércoles, 01 Noviembre 2017 03:21

 

PAGINAS DE INTERES

Jardín Botánico
Jardín Botánico
Publicado: Miércoles, 17 Agosto 2011 21:00

Por: Nohora Páez

Frases Célebres de Ernesto “CHE” Guevara y Otros
Frases Célebres de Ernesto “CHE” Guevara y Otros
Publicado: Miércoles, 12 Octubre 2011 20:49

Por: Nohora M. Paez S.

Frases Célebres del Libertador Simón Bolívar
Frases Célebres del Libertador Simón Bolívar
Publicado: Domingo, 23 Octubre 2011 20:22

Por Nohora M. Paez S.

Historia de los Humedales
Historia de los Humedales
Publicado: Martes, 13 Diciembre 2011 18:53

Por: Nohora Páez

FORMADOR, -Ideológico

Competencia y egoísmo contra igualdad y solidaridad
Competencia y egoísmo contra igualdad y solidaridad
Publicado: Viernes, 18 Octubre 2019 17:58

Por: Libardo García Gallego

Opiniones de derecha e izquierda
Opiniones de derecha e izquierda
Publicado: Viernes, 20 Septiembre 2019 18:07

Por: Libardo García Gallego

Masoquismo y Felicidad
Masoquismo y Felicidad
Publicado: Domingo, 01 Septiembre 2019 21:24

Por: Libardo García Gallego

La economía... su dimensión social, humana y solidaria
La economía... su dimensión social, humana y solidaria
Publicado: Domingo, 18 Agosto 2019 23:44

Por Mariano Sierra